Atendidos cuentan su historia: 171 ejecutó 1.957 atenciones médicas prehospitalarias en junio

*** “A veces no esperas nada, con una sonrisa o que la persona este con vida es suficiente pero cuando te agradecen en persona es un valor agregado; un pedacito de cielo que tengo ganado” manifiesta paramédico 1-7-1, Daniel Maldonado.

(Prensa Gobernación/1-7-1).- A pesar de nacer y vivir en Ciudad Guayana, Manzoul Rivas Aka, conocido como Dj Manzoul, no había requerido de los servicios del 1-7-1 del estado. “Cuando trabajé en una clínica de la ciudad, observaba como los muchachos (paramédicos) asistían a las personas, entraban y salían con lesionados en el área de emergencia” comenta Rivas.

A sus 41 años de edad, casado y con dos hermosas hijas; Dj Manzoul es ejemplo de perseverancia, energía y voluntad. La vida le dio una lección el pasado 3 de marzo cuando al culminar una de sus presentaciones en Ciudad Bolívar sufre un accidente de tránsito.

Dj Manzoul estaba de copiloto acompañado de sus tres bailarines quienes ocupaban los puestos traseros del vehículo “Venía conversando con el conductor del vehículo que nos trasladaba a nuestro hogar, aconsejándole bajar la velocidad y dejar la prisa, también así lo distraía para que no se quedara dormido” dice

Solo 25 minutos transcurrieron cuando Dj Manzoul se percata de algunas luces que parecían caseríos “Veía por mi ventana, y no era posible que estuviéramos tan cerca del peaje si salimos hace poco, cuando volteo para comentarle al conductor recuerdo haber visto su mano rodar el volante hacia su rodilla y el vehículo se salió de la vía, golpeamos contra la defensa, provocando el levantamiento del vehículo”

Para el paramédico Daniel Maldonado esa noche de fin de semana fue muy movida. Luego de haber realizado nueve atenciones entre colisiones y volcamientos con la asistencia de 17 lesionados, recibe un último llamado que hace que se traslade junto a su compañera Amin Abreu desde el punto de control del Peaje Guayana al Km. 63 de la autopista sentido Ciudad Bolívar – Puerto Ordaz.

Al llegar al lugar había cuatro lesionados, entre ellos Dj Manzoul:  “Atendimos a los tres lesionados que se encontraban afuera del vehículo. Los funcionarios de auxilio vial Marilú Moreno, Mauro Peralta y Elvis Gil utilizaron los equipos de rescate para hacer la extricacción del vehículo. Era dificultoso el acceso al lesionado atrapado y como yo era el más delgado y pequeño pude ingresar por la parte posterior del vehículo, estabilizar sus signos vitales y lo trasladamos” afirma Maldonado.

La atención del lesionado numero 18 culminó  a las 8:30 de la mañana, una hora y media después del cierre de la jornada laboral “Una vez que lo trasladamos estuvimos con él y sus familiares hasta realizar los estudios médicos. Recuerdo que   tenía una lesión grave en el brazo con compromiso vascular” dijo.

Dj Manzoul catalogó como “Ángel” y al milagro de la mañana al paramédico Maldonado “No sé cómo entró  al vehículo pero sin darme cuenta me inmovilizó, me puso un collarín y me sacaron” relata.

Luego de 3 días de estudios, lamentablemente fue amputado el brazo de Dj Manzoul pero él solo agradece estar vivo.  Actualmente, tiene su compañía de eventos y producciones, sigue trabajando como Dj, sirviendo de ejemplo al no rendirse por su discapacidad “Es un reto y estoy adaptándome” comenta sonriendo.

“Agradezco al 1-7-1 por su atención, no había tenido la oportunidad de utilizarlo. Es un servicio súper importante para la comunidad y el Estado Bolívar porque están haciendo su trabajo. Ellos son como el Ángel que llega que no lo recuerdas en un rostro pero al verle el uniforme descansas porque sabes que estás en buenas manos”, precisó.

Dj Manzoul quería conocer “Al Ángel” como él lo llama que le salvo la vida “Desde que ocurrió el accidente le comente a mi madre que quería agradecerle a ese chico por salvarme la vida”. Esta semana ocurrió el encuentro entre estos dos padres de familia guayaneses y las palabras de aliento se extendieron a los más de 100 paramédicos 1-7-1 que las 24 horas del día trabajan por auxiliar a quien lo necesite.

“A veces uno no espera nada, con una sonrisa o que la persona este con vida es suficiente pero cuando te agradecen en persona es un valor agregado. Es un pedacito de cielo que tengo ganado” expresa sorprendido Maldonado.

El joven paramédico de 27 años, recibió el agradecimiento no solo de la persona quien salvo sino de sus familiares “Todo los pasos que él hizo en el momento del accidente ayudo mucho para mantenerme con vida y detener el sangrando. La mano de Dios estuvo en él, hizo lo que realmente necesitaba en el momento para mantenerme con vida”

Para ser paramédico del 1-7-1 hay que tener Corazón, ética y ser responsables porque trabajamos con vidas. Algunas personas piensan que es fácil pero a ellos los invitaría a una noche en nuestro trabajo, y verán la invaluable labor de un paramédico que no termina hasta la última vida que salva.

24

Artículos Relacionados